Historia

La Academia Nicaragüense de Ciencias Genealógicas (ANCG) fue fundada el 10 de marzo de 2005 por un grupo de entusiastas historiadores, aficionados e intelectuales concientes de la necesidad de realizar para nuestro país una copia digitalizada de la documentación histórica y genealógica de Nicaragua.

Todos aquellos que contribuyeron y contribuyen en todos los aspectos sociales, políticos y económicos para sentar las bases de nuestra identidad como pueblo. Ese mismo día decidimos solicitar el apoyo dela Sociedad Genealógicade Utha, representada en esa reunión por la Directora del Centro de Historia Familiar en Managua, Betty Antonia Castro Torres a quien invitamos a impartir una charla sobre los proyectos de esa organización que son reconocidos en todo el mundo. El grupo fundador no tenía reconocimiento legal como asociación.

El Proyecto de ley para nuestra fundación fue introducido ala Asamblea Nacionalel 30 de mayo de 2005. Luego de la creación de nuestros estatutos, tres meses después de la citada reunión de los Miembros Fundadores con la Sociedad Genealógicade Utah (SGU), legalmente fuimos aprobados como asociación el 27 de octubre de ese año (La Gaceta, No. Perpetuo 3334, 6 de febrero 2006) posteriormente se aprobaron los estatutos el 19 de junio de 2006. Para entonces ya se había iniciado el proyecto de digitalización nacional seis meses atrás, desde el 25 de enero de 2006 conla Sociedad Genealógica de Utah.

Mediante las invaluables gestiones con las Alcaldías de parte de nuestra Miembro Fundador, Margarita Vannini Peretti, directora del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, yla Dra. Mayra Pérez Diez, Rectora dela Universidad Centroamericana(UCA) quienes realizaron los contactos con la SGU, dando inicio al proyecto de digitalización nacional, siendo éste un inmesurable aporte para el beneficio histórico del país y su genealogía.

Procedimos a múltiples tareas, entre otras: comprobamos la pérdida de documentos en todo el país a consecuencia de fenómenos naturales, incendios, guerras y otros; elaboramos un proyecto de donación de equipos de computación para las iglesias, el cual no tuvo receptibilidad; ubicamos a las personas que conservaban documentos relevantes; revisamos los errores en las geneaologías a base de tradición familiar; contactamos a las personas que realizaron estudios genealógicos y estudiamos los mecanismos utilizados con sus fuentes de información; elaboramos una página Web con el fin de difundir la documentación genealógica y establecer un contacto internacional. Durante varios meses obtuvimos valiosa documentación la cual se publicó quincenalmente en El Nuevo Diario gozando del beneplácito de los nicaragüenses siendo hoy base documental importante de nuestra Revista. Además, verificamos el volumen y la calidad de archivos que conservala Iglesia Católica los cuales se encuentran en deterioro por la falta de conservación.

Los archivos pertenecientes al año 1800 son mínimos e ilegibles, siendo por lo tanto imposible al día de hoy entroncar las familias nicaragüenses con todos sus miembros usando sus fichas de bautismo y matrimonios, defunciones, testamentos u otros. Esto significa un vacío de 200 años de historia. Ante esta situación nos propusimos la meta de conservar y proporcionar la seguridad correspondiente a los archivos existentes digitalizando la información rescatada.

Agradecemos a nuestros miembros y amigos que nos apoyaron y les brindamos eterna gratitud.

Anuncios